Thursday, July 19, 2012

Solidaridad * Solidariedade * Solidarity



 
Desde estas líneas, me gustaría hacer llegar a todos los seres humanos -   independientemente si son blancos, morenos, asiáticos, negros, cristianos, católicos, judíos, musulmanes, heterosexuales, homosexuales, o sea, a todos literalmente - mi más sincero afecto, haciéndoles saber que compartimos con ellos la esperanza de un mundo sin guerras, sin armas, sin atentados, sin perjuicios, sin mediocridad, y sin tantas otras cosas que afectan a las familias en todo el mundo.

Yo estaba en Buenos Aires el Día del Atentado a la AMIA. Me acuerdo perfectamente de aquel 18 de julio en que los vidrios del 11º piso de la oficina en que yo trabajaba temblaron y todos bajamos a la calle Florida porque no sabíamos que pasaba. Lo único que se veía a lo lejos era el humo proveniente de algún lugar del barrio Once y se escuchaba la sirena de ambulancias, policías, bomberos… Fui caminando por la Av. Corrientes con mis compañeros y  yo me acuerdo lo mucho que lloré por las personas que sofrían todo aquello… Vi a una mujer que lloraba porque su hija caminaba por la calle cuando el carro bomba explotó. Estoy segura que esta mujer o su hija jamás fueron terroristas o pensaron en guerras, ellas simplemente eran dos mujeres que trabajaban duro en Buenos Aires.    



Ayer, leyendo las noticias, empiezo a llorar nuevamente porque otra bomba explotó en Bulgaria, en un autobús de turistas. Nunca fui a Bulgaria, solamente tengo un amigo búlgaro que vive en EE.UU. con la familia, pero igual, aún que no sepamos quiénes son los que murieron, sufrimos el dolor como si fuera una parte de nosotros.

Necesitamos terminar con esto, pero sin más guerra, sin más agresiones, sin más ignorancia, y sin más tantas brutalidades que empiezan simplemente con una palabra llamada odio.

De hecho, a mí me pudre cuando leo o escucho algo como: Odio a los americanos, odio a los judíos, odio a los argentinos, odio a los del norte o a los de sur, y un montón de odio que no añade nada en nuestras vidas, simplemente crea una barrera para que la PAZ esté presente.

La mayor guerra empieza por nuestra ignorancia, así como, la PAZ MUNDIAL depende de nuestra actitud.

Gracias a todos los que de una u otra forma contribuyen a que LA PAZ MUNDIAL sea una realidad.
La esencia del amor.



Un afectuoso abrazo a todos que en este momento están 
sufriendo por el atentado en Bulgaria. 



LA PAZ NO TIENE COLOR, RELIGION O STATUS!